Las asociaciones de vecinos apuestan por las enfriadoras de agua

Muchos vecindarios han aprobado la decisión de utilizar enfriadoras de agua para darle un uso cotidiano. Es una decisión muy importante que, entre otras ventajas, ayudará a mejorar su calidad de vida además de fomentar un ahorro que puede ser determinante en el presupuesto para llegar a fin de mes.

Si todavía no sabes muy bien a lo que nos referimos con una enfriadora de agua, o no sabes cuál es su funcionamiento, a continuación te vamos a desvelar exactamente lo que son.

¿Qué es y cómo funciona una enfriadora de agua?

Básicamente son máquinas frigoríficas que tienen el objetivo de enfriar un líquido (en la mayor parte de los casos es agua). Además, algunos dispositivos también tienen lo que se conoce como modo bomba de calo como ejemplo las enfriadoras de agua que distribuye airlan; como ya te puedes llegar a imaginar, gracias a este el agua se puede llegar a calentar.

Calentador de agua

También es importante tener en cuenta que en su interior tiene un complejo mecanismo de bombeo que funciona de forma mecánica. La idea de esto es conseguir que el agua pueda llegar a circular por todo el circuito para conseguir el efecto que se desea de ella.

En la mayor parte de los casos, estos sistemas se suelen utilizar en grandes instalaciones, en oficinas, en grandes almacenes. Son muy habituales en lugares en donde se necesita agua caliente sanitaria (conocida comúnmente como ACS) así como climatización. Dos buenos ejemplos de ello son los hospitales y los hoteles.

Además, al agua obtenida a través de este proceso tiene diferentes usos: por un lado no es raro que se utilice para poder refrigerar maquinaria industrial. Es decir, poder descender la temperatura de aquellas máquinas que están conectadas de forma continua y que su temperatura se incremente hasta el punto de considerarse perjudicial.

También ayudan a refrigerar plantas de procesos de alimentos y químicos, centros de cómputo así como diferentes procedimientos de acondicionamientos situados en grandes instalaciones.
Los vecindarios de vecinos que comentábamos en el primer párrafo, entre otras ventajas, pueden utilizar el agua resultante tanto para calentar una piscina comunitaria como para conseguir que el agua de las duchas se encuentre a la temperatura adecuada. Cómo ya hemos comentado, no solo se consigue un ahorro mucho más interesante, si no que también, a la hora de darse una ducha, la temperatura siempre estará en un punto perfecto.

Ahora que ya conoces todas sus ventajas seguramente te habrá surgido la idea de poder incorporarlos en tu vecindario. Te recomendamos que vuelvas a releer el artículo y luego lo discutas con el presidente de la comunidad; una vez que lo sepa todo, seguramente no tarde en acceder a tu idea.